Rudolf Christian Karl Diesel (París, 18 de marzo de 18581 – Canal de la Mancha, 29 o 30 de septiembre de 1913) fue un ingeniero alemán, inventor del carburante diésel y del motor de combustión de alto rendimiento que lleva su nombre, el motor diésel.

El 29 de setiembre de 1913 Rudolf Diesel embarcó en Amberes en el vapor Dresden que se dirigía a Harwich (Inglaterra), su destino era Ipswich, donde se inauguraría, en breve, una nueva fábrica de motores. A la mañana siguiente, al llegar la nave a su destino, Rudolf Diesel había desaparecido. Su cama no estaba deshecha. Unos días mas tarde, el 10 de octubre de 1913 un buque holandés avistó el cadáver flotando en las aguas. Nadie tenía noticia de la desaparición de Diesel y como no era costumbre en el mar llevar cadáveres a bordo, el triste hallazgo fue devuelto a las aguas. Los marineros no supieron que aquel cadáver a la deriva era Rudolf Diesel, uno de los ingenieros más conocidos del mundo en aquella época, que había estado quince años luchando por sacar adelante el proyecto de su vida: el motor que lleva su nombre, tampoco podían imaginar que el cadáver devuelto al mar pertenecía a un suicida, ya que Diesel era una persona con tendencias depresivas que atravesaba en aquellos momentos por ciertos problemas económicos, lo cual le sumió en una profunda desmoralización que le llevaría a tomar drástica decisión .

Dejar respuesta